Assalto al cielo

Il tratto davvero incontestabile della rivoluzione è l'irruzione violenta delle masse negli avvenimenti storici (L.D. Trotsky, Storia della rivoluzione russa)

Lotta di classe

El Brexit y la posición equivocada de la Lit

brexitEl Brexit y la posición equivocada de la Lit

O sea, como la Lit se abstu­vo de la lucha de cla­ses

Vale­rio Tor­re

 

De un tiem­po a esta par­te la Lit‑Ci está acen­tuan­do una polí­ti­ca con­fu­sa y con­tra­dic­to­ria. Casi pare­ce que la mano dere­cha no sabe lo que hace la izquier­da. Su sec­ta­ri­smo auto­pro­cla­ma­to­rio – resul­ta­do de un giro ultrai­z­quier­di­sta – la está con­de­nan­do a la mar­gi­na­li­dad.

Fue así con el tema del impea­ch­ment de Dil­ma. El Pstu y la Lit orga­ni­za­ron una gran cam­paña dicien­do que no, no había en cur­so nin­gún gol­pe, ni blan­co, ni par­la­men­ta­rio y ni siquie­ra pala­cie­go. Nada menos, se nega­ron a par­ti­ci­par de los gran­des actos del Fora Temer al con­si­de­rar­los – sin razón – que eran mani­fe­sta­cio­nes con­tra el gol­pe. Esta actua­ción los lle­vó a que sus mili­tan­tes se que­da­sen en casa mien­tras masi­va­men­te tra­ba­ja­do­res y jóve­nes esta­ban pro­te­stan­do en las cal­les con­tra el nue­vo pre­si­den­te rehu­sán­do­le legi­ti­mi­dad.

Sin embar­go, cuan­do en 2012 el pre­si­den­te de Para­guay, Fer­nan­do Lugo, fue desti­tui­do en favor de su vice, Fede­ri­co Fran­co, con una manio­bra de impea­ch­ment asen­ta­da en un voto par­la­men­ta­rio (igual a lo que aca­ba de acon­te­cer en Bra­sil), los mismos Pstu y Lit denun­cia­ron «o gol­pe bran­co … tra­ve­sti­do por uma capa de lega­li­da­de atra­vés de um “jul­ga­men­to polí­ti­co” rea­li­za­do pelo Legi­sla­ti­vo»[1], defi­nién­do­lo «gol­pe de Esta­do rea­cio­ná­rio, impul­sio­na­do pela direi­ta tra­di­cio­nal para­gua­ia, … com um jul­ga­men­to polí­ti­co relâm­pa­go instru­men­ta­do no Par­la­men­to»[2], y tam­bién «um gol­pe con­tra o movi­men­to sin­di­cal, cam­po­nês, popu­lar e estu­dan­til. É um ata­que dire­to às liber­da­des demo­crá­ti­cas con­qui­sta­das ao lon­go de déca­das de luta popu­lar», por lo qual «a tare­fa cen­tral ago­ra é der­ro­tar o gol­pe rea­cio­ná­rio nas ruas, com orga­ni­zação e mobi­li­zação popu­la­res. A prin­ci­pal pala­vra de ordem de todo o movi­men­to de mas­sas e da esquer­da deve ser: Abai­xo o gol­pe par­la­men­tar! Abai­xo o gover­no gol­pi­sta de Fran­co!»[3].

En rea­li­dad, si se cote­ja­sen los artí­cu­los y las decla­ra­cio­nes de Para­guay 2012 y Bra­sil 2016 invir­tien­do en los tex­tos los nom­bres de Lugo y Fran­co con aquel­los de Dil­ma y Temer, no habría nin­gu­na con­fu­sión y los de Para­guay de enton­ces podrían tran­qui­la­men­te ser colo­ca­dos en la pági­na web de Bra­sil de hoy y vice­ver­sa.

Los olvi­dos

Bue­no. Pero podría ser que Pstu/Lit hayan cam­bia­do de opi­nión, ¿no?

¡Cla­ro que sí! Sería legí­ti­mo. Y podría ser tam­bién que hayan olvi­da­do las posi­cio­nes de enton­ces: ¡al final pasa­ron cua­tro años! Sí, podría ser.

Sin embar­go, cuan­do de un aná­li­sis sola­men­te pasa­ron seis meses es difi­cil olvi­dar que ante­rior­men­te se había escri­to algo dife­ren­te sobre el mismo asun­to. Nos esta­mos refi­rien­do aquí al tema del Bre­xit, que la Lit empe­zó a abor­dar a par­tir de una decla­ra­ción de la Isl (su sec­ción ingle­sa), publi­ca­da el 4 de mar­zo[4], que aho­ra tie­ne que aju­star cuen­tas con algu­nos artí­cu­los publi­ca­dos después del refe­rén­dum, pero en par­ti­cu­lar con aquel­lo publi­ca­do con fecha 8 de sep­tiem­bre, fir­ma­do por Rober­to Laxe[5].

En aquel­la decla­ra­ción, la Isl/Lit decían que el refe­rén­dum sim­ple­men­te era una cue­stión entre patro­nes, una espe­cie de dispu­ta inter­bur­gue­sa, por lo que los tra­ba­ja­do­res debían ceñir­se a echar­se fue­ra.

Con­tra ese aná­li­sis escri­bi­mos un lar­go artí­cu­lo[6], del cual ire­mos a rea­nu­dar algu­nos tro­zos.

Lo que esta­ba por detrás del refe­ren­dum

Par­ta­mos de la per­spec­ti­va a la que los revo­lu­cio­na­rios tene­mos que apun­tar: la de la rup­tu­ra de la fal­sa uni­fi­ca­ción de los paí­ses euro­peos que sólo va a bene­fi­cio de la bur­gue­sía con­ti­nen­tal y en per­jui­cio de los tra­ba­ja­do­res; en últi­ma instan­cia, la del der­ro­ca­mien­to de la infer­nal máqui­na de guer­ra, cuyo nom­bre es Unión Euro­pea, que está apla­stan­do a las masas del con­ti­nen­te, como un pri­mer paso en el cami­no de la con­struc­ción de una autén­ti­ca Euro­pa de los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos, es decir, los Esta­dos Uni­dos socia­li­stas de Euro­pa.

Sin embar­go, es una per­spec­ti­va que hoy por hoy aún tene­mos que con­struir a par­tir de la uni­fi­ca­ción y la exten­sión de las luchas en los dife­ren­tes paí­ses de Euro­pa, hacien­do cre­cer el nivel de con­cien­cia de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, ganan­do su mayo­ría a la com­pren­sión de que sólo a tra­vés de la rup­tu­ra y el der­ro­ca­mien­to de aquel­la máqui­na de guer­ra el desti­no de las masas popu­la­res euro­peas va a cam­biar, así con­ju­ran­do el por­ve­nir de pre­ca­rie­dad, desem­pleo, mise­ria y fal­ta de dere­chos que las bur­gue­sías de toda Euro­pa están pre­pa­ran­do y ponien­do en prác­ti­ca.

El refe­rén­dum tenía que rati­fi­car la apro­ba­ción del acuer­do con­clui­do el 19 de febre­ro pasa­do por el Rei­no Uni­do y sus socios euro­peos[7] (así evi­tan­do el Bre­xit), o bien su recha­zo, así abrien­do el cami­no a la sali­da del espa­cio común.

De hecho, fue pre­ci­sa­men­te para evi­tar este peli­gro que los otros paí­ses de la UE hicie­ron varias con­ce­sio­nes a Gran Bre­taña, reco­no­cién­do­le jurí­di­ca­men­te un sta­tus espe­cial que no la obli­ga­ba a for­mar par­te de un ejér­ci­to euro­peo, ni a abrir sus fron­te­ras a los flu­jos migra­to­rios, ni a par­ti­ci­par en las ope­ra­cio­nes de resca­te finan­cie­ro o en la mone­da común, y que le garan­ti­za­ba un cier­to gra­do de auto­no­mía para sus ban­cos, com­pañías de segu­ros e insti­tu­cio­nes finan­cie­ras de la City. Pero, sobre todo, que le deja­ba la liber­tad de esta­ble­cer exce­p­cio­nes a las nor­mas comu­ni­ta­rias con respec­to al esta­do de bie­ne­star en favor de los ciu­da­da­nos euro­peos que tra­ba­jan en el Rei­no Uni­do, discri­mi­nán­do­los respec­to a los bri­tá­ni­cos.

Aho­ra bien, si es ver­dad que Came­ron y los sec­to­res de la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca que a él se refie­ren con­si­de­ra­ban este acuer­do como una vic­to­ria[8], no es menos cier­to que la par­te más reac­cio­na­ria de la misma bur­gue­sía, aquel­la más celo­sa de la total inde­pen­den­cia del Rei­no Uni­do, lo con­si­de­ra­ba insu­fi­cien­te y apoya­ban las razo­nes del NO. Y este es el mar­co en que se con­su­ma­ba el cho­que entre estas dos instan­cias: un mar­co en cuya base esta­ba el diseño con­scien­te de la direc­ción del par­ti­do con­ser­va­dor para apla­car de tal mane­ra la dere­cha xenó­fo­ba tory “roban­do” al mismo tiem­po con­sen­so en fra­n­jas del elec­to­ra­do del UKIP en vista de la elec­cio­nes futu­ras.

Por lo tan­to, desde este pun­to de vista, es indi­scu­ti­ble que en las urnas se enfren­ta­ban dos dife­ren­tes visio­nes de la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca.

Pero, ¿es legí­ti­mo para los revo­lu­cio­na­rios, sobre todo en fun­ción del aná­li­sis sobre la natu­ra­le­za y la rea­li­dad de la UE, soste­ner de ante­ma­no la sustan­cial equi­va­len­cia entre los dos posi­bles resul­ta­dos del voto con el argu­men­to de que se tra­ta en el fon­do de un «deba­te entre patro­nes» – como afir­man la Isl y Lit – y por lo tan­to invi­tan­do a los tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos a “boi­co­tear” el refe­rén­dum[9]?

La posi­ción de la Lit: ¿boi­cot? ¡No, absten­ción!

Diga­mos de inme­dia­to que esta posi­ción es equi­vo­ca­da, en pri­mer lugar por­que ocul­ta, más allá de las mismas inten­cio­nes de sus auto­res, un pro­fun­do anti‑internacionalismo, ya que fru­stra el prin­ci­pio de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal entre los tra­ba­ja­do­res. Decla­rar­se desin­te­re­sa­dos a la que de hecho se con­si­de­ra una dispu­ta inter­bur­gue­sa signi­fi­ca, en efec­to, dar un sopor­te obje­ti­vo al acuer­do con­clui­do por Came­ron el 19 de febre­ro y a las medi­das de ver­da­de­ra discri­mi­na­ción con­tra los tra­ba­ja­do­res no bri­tá­ni­cos en el Rei­no Uni­do; tam­bién signi­fi­ca dar un sopor­te obje­ti­vo al plan de cer­rar las fron­te­ras bri­tá­ni­cas a los flu­jos migra­to­rios que el pro­pio acuer­do esta­ble­ce.

Cree­mos que esta obser­va­ción por sí sola debe­ría ser más que sufi­cien­te para que se revi­sa­ra la posi­ción que esta­mos cri­ti­can­do. Pero, ¡no es esta la cue­stión!

El pun­to es que el aná­li­sis con­tra que esta­mos pole­mi­zan­do es total­men­te impre­sio­ni­sta. Los cama­ra­das que lo apoyan, en efec­to, ten­drían que expli­car­nos la razón por la cual la eli­te del capi­ta­li­smo mun­dial puso en mar­cha una cam­paña mediá­ti­ca en favor del SÍ en el refe­ren­dum uti­li­zan­do argu­men­tos alar­mi­stas e inclu­so ter­ro­ri­stas, con los cua­les tra­ta­ba de asu­star a la opi­nión públi­ca pro­no­sti­can­do con­se­cuen­cias cata­stró­fi­cas para la eco­no­mía bri­tá­ni­ca, inclu­so aco­gién­do­se a la auto­ri­dad del pre­si­den­te de EE.UU., Oba­ma, que se pre­ci­pi­tó en Gran Bre­taña para hacer abier­ta­men­te cam­paña a favor de SÍ ame­na­zan­do con revi­sar la rela­ción espe­cial que siem­pre ha liga­do los dos paí­ses de habla Inglés. ¿No era esta la con­tra­prue­ba de la pro­fun­di­dad de la cri­sis de aquel­la integración‑fantoche a la que se le da el nom­bre de “Unión Euro­pea”? Hacer la cara feroz para evi­tar el Bre­xit ¿no era aca­so una mane­ra de ale­jar lo más posi­ble la idea misma de que la sali­da podría con­fi­gu­rar – ade­más de «un shock para la eco­no­mía mun­dial»[10] — lo que los capi­ta­li­stas más per­spi­ca­ces defi­nie­ron «el ini­cio de la rui­na de la Unión Euro­pea»[11]?

Enton­ces, si la sali­da de Gran Bre­taña de la UE podría repre­sen­tar «el peor momen­to de desin­te­gra­ción de Euro­pa desde los años trein­ta»[12], ¿por qué no alen­tar este posi­ble pro­ce­so par­ti­ci­pan­do en la cam­paña elec­to­ral y expre­sar un cla­ro NO, pero argo­men­tán­do­lo desde un aspec­to de cla­ses?

Sea­mos cla­ros: la Unión Euro­pea – así como el capi­ta­li­smo – no va a morir de muer­te natu­ral. Tie­ne que sobre­ve­nir un even­to exter­no para que se faci­li­te este pro­ce­so, apro­ve­chan­do la pro­fun­da cri­sis en la que ella está for­ce­jean­do. Pero si los tra­ba­ja­do­res no apro­ve­chan todas las opor­tu­ni­da­des favo­ra­bles se que­da­rán ellos mismos apla­sta­dos por las con­vul­sio­nes en las que las bur­gue­sías euro­peas están deba­tién­do­se para tra­tar de sal­var a su “cria­tu­ra” y a sí mismas.

Los par­ti­da­rios de la posi­ción que esta­mos cri­ti­can­do podrían haber dicho: «¡Pero no pode­mos mez­clar­nos con la dere­cha raci­sta del UKIP! Nue­stra opo­si­ción sería una voz incon­fun­di­ble en el bom­bo de la cam­paña xenó­fo­ba de los reac­cio­na­rios». Y enton­ces les habría­mos pre­gun­ta­do: «En cam­bio, su posi­ción actual, de sustan­cial fal­ta de inte­rés, ¿aca­so goza de un relie­ve pri­vi­le­gia­do en la con­cien­cia de los tra­ba­ja­do­res? ¿Se per­ci­be como una opi­nión inde­pen­dien­te? Y, sobre todo, ¿es capaz de hacer avan­zar en las masas el nivel de con­cien­cia sobre la nece­si­dad de destruir esta máqui­na de guer­ra que es la UE?».

Nue­stra respue­sta a las pre­gun­tas que habría­mos desea­do hacer a los defen­so­res de esta tesis es cla­ra­men­te nega­ti­va. Y lo es tam­bién a la luz de otra pre­gun­ta que quer­ría­mos hacer: «pero ¿de ver­dad creen que lo que Uste­des pro­po­nen en su tex­to es un “boi­cot”?».

Nue­stra respue­sta, en cam­bio, es que la opi­nión expue­sta era de mero absten­cio­ni­smo y no lla­ma­ba al boi­cot.

Sobre la cue­stión del boi­cot

Cuan­do los bol­che­vi­ques resol­vie­ron boi­co­tear las elec­cio­nes para la Duma, Lenin expli­có en un tex­to de janei­ro de 1906: «Los bol­che­vi­ques y los men­che­vi­ques con­cuer­dan en que la Duma actual es un mise­ra­ble reme­do de repre­sen­ta­ción popu­lar, que es pre­ci­so luchar con­tra este frau­de y pre­pa­rar la insur­rec­ción arma­da para con­vo­car una asam­blea con­sti­tuyen­te […]. La dispu­ta gira sólo alre­de­dor de la tác­ti­ca que debe adop­tar­se con respec­to a la Duma. Los men­che­vi­ques dicen que nue­stro par­ti­do debe par­ti­ci­par en la elec­ción […]. Los bol­che­vi­ques lla­man al boi­cot acti­vo a la Duma. […]. ¿Qué signi­fi­ca un boi­cot acti­vo a la Duma? […]. Boi­cot acti­vo no signi­fi­ca sim­ple­men­te per­ma­ne­cer al mar­gen de las elec­cio­nes, sino uti­li­zar de mane­ra amplia las reu­nio­nes elec­to­ra­les para la agi­ta­ción y la orga­ni­za­ción social­de­mó­cra­tas. Apro­ve­char las reu­nio­nes signi­fi­ca pene­trar en ellas tan­to legal­men­te […] como ile­gal­men­te, expo­ner en ellas todo el pro­gra­ma y las ideas de los socia­li­stas, demo­strar el carác­ter frau­du­len­to y falaz de la Duma y lla­mar a la lucha por una asam­blea con­sti­tuyen­te. […]. ¡Aba­jo la Duma! ¡Aba­jo el nue­vo frau­de poli­cial! ¡Ciu­da­da­nos: hon­ren la memo­ria de los héroes caí­dos en Moscú con una nue­va pre­pa­ra­ción para la insur­rec­ción arma­da! ¡Viva la asam­blea con­sti­tuyen­te libre­men­te ele­gi­da por todo el pue­blo! Tal es nue­stra con­si­gna de com­ba­te; y sólo la tác­ti­ca de un boi­cot acti­vo es com­pa­ti­ble con esta con­si­gna»[13].

Si estos son los cri­te­rios para poner en acción el boi­cot de una con­sul­ta elec­to­ral, cier­ta­men­te la Isl/Lit no han con­cre­ta­do una tác­ti­ca seme­jan­te. Del tex­to que esta­mos cri­ti­can­do sólo se dedu­ce que ellos se abstu­vie­ron del voto, de hecho desin­te­re­sán­do­se del refe­rén­dum: eso resul­ta cla­ro por el pro­pio títu­lo («El deba­te de Den­tro o Fue­ra es una discu­sión de las patro­na­les») y algu­nos tro­zos («El refe­ren­dum de Came­ron es una discu­sión sobre quien es el mejor patro­no para macha­car a los tra­ba­ja­do­res y maxi­mi­zar el bene­fi­cio y la rique­za». «No hay solu­ción a los pro­ble­mas de la cla­se obre­ra, la juven­tud y los inmi­gran­tes en el refe­ren­dum de los capi­ta­li­stas. Los inte­re­ses de los tra­ba­ja­do­res … no se deci­den en este refe­ren­dum». «Gran Bre­taña es una nación opre­so­ra y no pode­mos apoyar a los opre­so­res de nue­stro lado ni a los del otro en este refe­ren­dum»).

Pero, justa­men­te por­que el boi­cot sólo repre­sen­ta una tác­ti­ca, en otro momen­to histo­ri­co (junio 1907) Lenin, con­tra los ese­ri­stas que pro­po­nían el boi­cot de la ter­ce­ra Duma, escri­bió un tex­to que invi­ta­ba a recha­zar esa pro­pue­sta[14]: «… las con­di­cio­nes que hacen apli­ca­ble el boi­cot hay que buscar­las … en la situa­ción obje­ti­va del momen­to. […]. El boi­cot … sólo pue­de tener algún sen­ti­do como boi­cot acti­vo. Lo cual no signi­fi­ca una renun­cia pasi­va a tomar par­te en las elec­cio­nes, sino el despre­cio de las elec­cio­nes en aras de la ofen­si­va direc­ta. En este sen­ti­do, el boi­cot equi­va­le nece­sa­ria­men­te a un lla­ma­mien­to a la ofen­si­va más enér­gi­ca y resuel­ta. ¿Exi­ste en los momen­tos actua­les ese ascen­so tan amplio y gene­ral sin el cual dicho lla­ma­mien­to care­ce de sen­ti­do? Es evi­den­te que no. […]. Cuan­do la lucha está en mar­cha, se extien­de, cre­ce y avan­za desde todas par­tes, la “pro­cla­ma­ción” [aquí se entien­de la pro­cla­ma­ción del boi­cot: Nda] es legí­ti­ma y nece­sa­ria; enton­ces es deber del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio lan­zar una con­si­gna de com­ba­te. Pero no es posi­ble inven­tar esa lucha ni desper­tar­la úni­ca­men­te con con­si­gnas. Y cuan­do una serie de lla­ma­mien­tos com­ba­ti­vos … no han dado resul­ta­do, debe­mos, como es natu­ral, buscar serias razo­nes para “pro­cla­mar” una con­si­gna que resul­ta absur­da fue­ra de las con­di­cio­nes que hacen prac­ti­ca­bles los lla­ma­mien­tos com­ba­ti­vos. […]. Resu­mi­mos. La con­si­gna del boi­cot nació en un perío­do histó­ri­co espe­cial. En 1905 y a comien­zos de 1906 la situa­ción obje­ti­va plan­tea­ba antes las fuer­zas socia­les en lucha la cue­stión de ele­gir como cami­no inme­dia­to el cami­no revo­lu­cio­na­rio direc­to o el vira­je monárquico‑constitucional. En estas con­di­cio­nes, el con­te­ni­do de la pro­pa­gan­da del boi­cot resi­día prin­ci­pal­men­te en la lucha con­tra las ilu­sio­nes con­sti­tu­cio­na­les. La con­di­ción del éxi­to del boi­cot era un ascen­so revo­lu­cio­na­rio amplio, rápi­do, pode­ro­so y gene­ral».

Enton­ces, si – como no cabe duda – el aná­li­sis de Lenin es hoy por hoy toda­vía váli­do, fue fun­da­men­tal­men­te equi­vo­ca­do “esca­bul­lar­se” del refe­rén­dum del 23 de junio, así como “boi­co­tear­lo”[15]. Habría sido nece­sa­rio, en cam­bio, si se que­ría ser cohe­ren­tes con el aná­li­sis sobre la natu­ra­le­za de la UE: par­ti­ci­par de la con­sul­ta del refe­rén­dum lla­man­do a los tra­ba­ja­do­res y las masas polu­la­res al voto por el Fue­ra (NO); argu­men­tar – apro­ve­chan­do las posi­bi­li­da­des ofre­ci­das por el orde­na­mien­to bur­gués – que el NO de los revo­lu­cio­na­rios era dife­ren­te del NO de los capi­ta­li­stas, que era un NO que ser­vía para que­brar aquel­la Unión euro­pea que está apla­stan­do al pro­le­ta­ria­do y para que­brar su máqui­na repre­si­va; lla­mar a los tra­ba­ja­do­res de los otros paí­ses euro­peos a soli­da­ri­zar­se con los tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos apoyán­do­los acti­va­men­te en la cam­paña por el Fue­ra; de esta mane­ra, hacer cre­cer la con­cien­cia de la nece­si­dad de luchar con­tra la UE.

Y todo eso tam­bién si la voz de quien que­ría el NO desde un lado de cla­ses era flé­bil respec­to al fra­gor de la máqui­na mediá­ti­ca de los reac­cio­na­rios: en cual­quier cas, habría sido una voz escu­cha­da mucho más respec­to a la invi­ta­ción a desin­te­re­sar­se del refe­rén­dum sobre la base de un aná­li­sis fun­da­men­tal­men­te equi­vo­ca­da.

Cri­sis, con­tra­dic­cio­nes y debi­li­da­des del capi­ta­li­smo euro­peo

Sin embar­go, hay una razón más para que los revo­lu­cio­na­rios par­ti­ci­pa­sen acti­va­men­te a la cam­paña elec­to­ral en favor del NO.

Esta­mos de acuer­do con la Isl/Lit que en el cam­po del refe­ren­dum se esta­ba con­su­man­do una frac­tu­ra entre dos sec­to­res de la bur­gue­sía. Esta­mos de acuer­do en que «no acuer­dan en la mejor mane­ra para sati­sfa­cer su ava­ri­cia».

Pero si esto es así, si hay una con­tra­dic­ción den­tro del cam­po patro­nal bri­tá­ni­co, y si esta con­tra­dic­ción refle­ja sus efec­tos en el capi­ta­li­smo euro­peo, eso signi­fi­ca que poten­cial­men­te este enfren­ta­mien­to es la señal cla­ra de una debi­li­dad de la bur­gue­sía con­ti­nen­tal, índi­ce, a su vez, de una fuer­te cri­sis polí­ti­ca del mismo proyec­to de inte­gra­ción euro­pea capi­ta­li­sta que se está desar­rol­lan­do en el con­tex­to de la ter­ri­ble cri­sis eco­nó­mi­ca de 2007­‑2008 toda­vía vigen­te.

Aho­ra, ten­ga­mos en cuen­ta que el tiem­po de la cri­sis es lo de una mayor vul­ne­ra­bi­li­dad del capi­ta­li­smo, ya que, como sali­da, la bur­gue­sía tie­ne como úni­ca rece­ta aumen­tar la explo­ta­ción del pro­le­ta­ria­do: y esto pue­de aumen­tar la inten­si­dad de la lucha de cla­ses. Pero si eso no acon­te­ce y el capi­ta­li­smo logra descar­gar los costos de la cri­sis sobre las cla­ses subal­ter­nas, el siste­ma gana tiem­po para ree­struc­tu­rar­se. Ade­más, ten­ga­mos en cuen­ta que, tal como la cri­sis se desar­rol­la inter­na­cio­nal­men­te, así cre­ce tam­bién el nivel de con­flic­tos inter­ca­pi­ta­li­stas.

En la con­fluen­cia de la situa­ción actual en Euro­pa todas estas ten­den­cias cau­sa­das por la cri­sis eco­nó­mi­ca, con­tra­dic­to­rias entre sí mismas, cada vez están exa­cer­bán­do­se, refle­ján­do­se en una gra­ve cri­sis polí­ti­ca, que es impen­sa­ble para los revo­lu­cio­na­rios que no se apro­ve­chen. Aquí no se tra­ta­ba de colo­car­se en el cam­po de una de las fuer­zas bur­gue­sas en dispu­ta, sino de apro­ve­char las con­tra­dic­cio­nes exi­sten­tes con­tri­buyen­do a agu­di­zar­las.

Ade­más, Lenin lo había escri­to de mane­ra per­spi­caz: «Hacer la guer­ra para der­ro­car a la bur­gue­sía inter­na­cio­nal, una guer­ra cien veces más difí­cil, pro­lon­ga­da y com­ple­ja que la más encar­ni­za­da de las guer­ras cor­rien­tes entre Esta­dos, y renun­ciar de ante­ma­no a toda manio­bra, a explo­tar los anta­go­ni­smos de inte­re­ses (aun­que sólo sean tem­po­ra­les) que divi­den a nue­stros ene­mi­gos, … ¿no es, aca­so, algo inde­ci­ble­men­te ridí­cu­lo? ¿No vie­ne a ser eso como si en la difí­cil ascen­sión a una mon­taña inex­plo­ra­da, en la que nadie hubie­ra pue­sto la plan­ta, se renun­cia­se de ante­ma­no a hacer a veces zig­zags, a desan­dar a veces lo anda­do, a aban­do­nar la direc­ción ele­gi­da al prin­ci­pio para pro­bar otras direc­cio­nes? […] Sólo se pue­de ven­cer a un ene­mi­go más pode­ro­so ponien­do en ten­sión todas las fuer­zas y apro­ve­chan­do obli­ga­to­ria­men­te con el mayor celo, minu­cio­si­dad, pru­den­cia y habi­li­dad la menor “grie­ta” entre los ene­mi­gos, toda con­tra­dic­ción de inte­re­ses entre la bur­gue­sía de los distin­tos paí­ses, entre los dife­ren­tes gru­pos o cate­go­rías de la bur­gue­sía en el inte­rior de cada país, […]. El que no com­pren­de esto, no com­pren­de ni una pala­bra de mar­xi­smo ni de socia­li­smo cien­tí­fi­co, con­tem­po­rá­neo, en gene­ral. El que no ha demo­stra­do en la prác­ti­ca, duran­te un inter­va­lo de tiem­po bastan­te con­si­de­ra­ble y en situa­cio­nes polí­ti­cas bastan­te varia­das, su habi­li­dad para apli­car esta ver­dad de la vida, no ha apren­di­do toda­vía a ayu­dar a la cla­se revo­lu­cio­na­ria en su lucha por libe­rar de los explo­ta­do­res a toda la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra»[16].

¿Qué que­da de la posi­ción de la Lit?

Como diji­mos ante­rior­men­te, seis meses después de la decla­ra­ción de la Isl, en la pági­na web de la Lit se publi­có un artí­cu­lo fir­ma­do por Rober­to Laxe[17] que de repen­te “descu­bre” que «a pesar de la cam­paña del gran capi­tal bri­tá­ni­co, euro­peo e inclu­so nor­tea­me­ri­ca­no, una par­te mayo­ri­ta­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra bri­tá­ni­ca votó por salir­se de la UE». Más bien: olvi­dan­do lo que se había publi­ca­do en el mes de mar­zo, cuan­do se puso espe­cial énfa­sis sobre la cam­paña raci­sta y xenó­fo­ba que se habría desar­rol­la­do en el refe­ren­dum como una de las razo­nes que la hacía abo­gar por la absten­ción[18], hoy la Lit se da cuen­ta de que «el voto fue con­tra las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les imple­men­ta­das desde la épo­ca de That­cher, sus suce­so­res, Major y Blair, y sobre todo desde el estal­li­do de la cri­sis del 2007» y que el papel del raci­smo y la xeno­fo­bia no fue tan abso­lu­to en la deter­mi­na­ción de la pla­tea del voto por el Fue­ra.

Sin embar­go, al no hacer un balan­ce del aná­li­sis equi­vo­ca­do de la decla­ra­ción del 4 de mar­zo, este artí­cu­lo de Laxe repre­sen­ta un implí­ci­to reco­no­ci­mien­to de como la polí­ti­ca de la Lit está atra­sa­da respec­to al desar­rol­lo de la lucha de cla­ses, ya que no cabe duda que se le esca­pó la oca­sión de entrar en sin­to­nía con la con­scien­cia de los tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos, que votan­do por el NO recha­za­ron las polí­ti­cas de todo gobier­no bur­gués de su país, pero lo hicie­ron sin cla­ri­dad sobre el papel de la UE.

Plan­tean­do la absten­ción, no sólo la Isl/Lit renun­ció a inter­ve­nir en la lucha de cla­ses inter­cep­tan­do a las masas, sino tam­bién per­dió toda legi­ti­mi­dad polí­ti­ca para que le sea reco­no­ci­do un posi­ble futu­ro papel de direc­ción de las luchas. ¿Qué irían decir­les a los tra­ba­ja­do­res en caso de un ascen­so? ¿«Noso­tros somos los que les invi­ta­ron a la absten­ción»? Es justa­men­te por esta razón que la reso­lu­ción polí­ti­ca sobre Euro­pa vota­da en el XII con­gre­so de la Lit

«el Bre­xit nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad de plan­tear la batal­la con­tra la UE y denun­ciar al neor­re­for­mi­smo con más fuer­za que hasta el pre­sen­te. Por eso esta­mos obli­ga­dos a tener una polí­ti­ca para agru­par la van­guar­dia obre­ra y juve­nil en tor­no a la lucha con­tra a la UE y el euro, para simul­tá­nea­men­te desen­ma­sca­rar a los refor­mi­stas e impe­dir que el repu­dio a la UE sea toma­do por la dere­cha xenó­fo­ba y uti­li­za­do en pro de la divi­sión de la cla­se tra­ba­ja­do­ra»[19]

se redu­ce a ser una mera peti­ción de prin­ci­pio: en rea­li­dad, ¿cómo se pue­de apro­ve­char el Bre­xit para “plan­tear la batal­la con­tra la UE” y “tener una polí­ti­ca para agru­par la van­guar­dia obre­ra y juve­nil” si sim­ple­men­te la Lit se ausen­tó de la lucha de cla­ses en Ingla­ter­ra?

Más allá del volun­ta­ri­smo auto­pro­cla­ma­to­rio expre­sa­do en la reso­lu­ción del con­gre­so, plan­tean­do la absten­ción la Isl/Lit dejó en las manos de los par­ti­dos refor­mi­stas que hicie­ron cam­paña por el Fue­ra la ban­de­ra del NO: un NO a decli­nar de mane­ra revo­lu­cio­na­ria, para que pudie­se avan­zar en los tra­ba­ja­do­res la con­scien­cia de la nece­si­dad de luchar con­tra la UE, ya que esos par­ti­dos refor­mi­stas no cue­stio­nan hasta el final la natu­ra­le­za de la Unión euro­pea y sólo quie­ren “refor­mar­la” en vez de destruir­la.

Quién sabe ¡si es por esta razón que el artí­cu­lo se con­cluye com­par­tien­do justa­men­te el eslo­gan de los refor­mi­stas de “otra Euro­pa es posi­ble”!


Notas

[1] “Gol­pe da direi­ta depõe pre­si­den­te do Para­guai” (http://tinyurl.com/hgrujty).

[2] “Gol­pe de Esta­do no Para­guai: Der­ro­te­mos o gol­pe par­la­men­tar e o gover­no de Fran­co nas ruas!” (http://tinyurl.com/hngsm6r).

[3] “Gol­pe de Esta­do no Para­guai” (http://tinyurl.com/h9wmly5).

[4] “Ingla­ter­ra: El deba­te de Den­tro o Fue­ra es una discu­sión de las patro­na­les” (http://tinyurl.com/h7bssuz).

[5] “Bre­xit: otra Euro­pa es posi­ble” (http://tinyurl.com/zeo42uf).

[6] “La Bre­xit e l’atteggiamento dei rivo­lu­zio­na­ri e del­la clas­se lavo­ra­tri­ce di fron­te al refe­ren­dum del 23 giu­gno” (http://tinyurl.com/zzzza8h. Tam­bién se pue­de encon­trar en: http://tinyurl.com/hdq9maa).

[7] Euro­pean Coun­cil con­clu­sions, 18–19 Februa­ry 2016 (http://tinyurl.com/h52jqd3).

[8] «Aho­ra podré reco­men­dar que se vote SÍ al refe­rén­dum», decla­ró todo triun­fan­te Came­ron después el acuer­do (http://tinyurl.com/zym5nr3).

[9] Sobre el signi­fi­ca­do de “boi­cot” nos deten­dre­mos más ade­lan­te en el tex­to.

[10] Así, tex­tual­men­te, el comu­ni­ca­do final del G‑20 de los mini­stros de Eco­no­mía y Hacien­da y los gober­na­do­res de los ban­cos cen­tra­les que se reu­nie­ron el 15 de abril pasa­do en Washing­ton (http://tinyurl.com/j7z8q8d).

[11] Nou­riel Rou­bi­ni: «Bre­xit could be ‘the begin­ning of the end’ for the Euro­pean union» (http://tinyurl.com/z8orvda).

[12] Así Denis Mac­Sha­ne, ex mini­stro del Rei­no Uni­do y autor del libro Bre­xit: how Bri­tain will lea­ve Euro­pe.

[13] V.I. Lenin, ¿Debe­mos boi­co­tear la Duma del Esta­do? Pla­ta­for­ma de la mayo­ría, Obras, Tomo X.

[14] Un tex­to elo­cuen­te­men­te titu­la­do Con­tra el boi­cot, V.I. Lenin, Obras, Tomo XIII.

[15] Y aca­ba­mos de ver que la acti­tud defen­di­da en el tex­to es cual­quier cosa excep­to un boi­cot.

[16] V.I. Lenin, La enfer­me­dad infan­til del izquier­di­smo en el comu­ni­smo, Obras, Tomo XXXI.

[17] Ver nota 5.

[18] «Es un refe­ren­dum para defen­der los inte­re­ses de los ban­que­ros que usan cam­pañas xenó­fo­bas para que los gran­des empre­sa­rios pue­dan explo­tar a tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos e inmi­gran­tes para man­te­ner su posi­ción en el mun­do».

[19] Reso­lu­ción polí­ti­ca sobre Euro­pa del XII Con­gre­so de la LIT­ci, 3 de julio de 2016 (http://tinyurl.com/jknoyc8).

I commenti sono chiusi

Tema di Anders Norén